Población anterior al siglo XIV

Los datos sobre la población de Undués anterior al siglo XIV son muy escasos. Tan sólo hemos encontrados en algunos documentos nombres sueltos de habitantes del pueblo.

El dato más antiguo que tenemos sobre un habitante de Undués de Lerda se remonta al siglo IX. El 21 de Octubre del año 880 se desplaza al monasterio de San Salvador de Leyre el rey de Pamplona García Íñiguez. En esta visita al monasterio se produce el acto de donación al monasterio de las villas de Lerda y de Añués. El Señor García Fortuniones de Undués se encuentra presente en este acto de donación (ver Martín Duque, “Documentación Medieval de Leyre: siglos IX – XII”). En este mismo siglo IX, otro habitante de Undués, Fortún Enecones, firma un documento en el monasterio de Leyre.

En los siglos XI y XII hemos encontrado nombres de los denominados tenentes de Undués. Estos tenentes eran los representantes del poder real en las diferentes villas. El tenente era el señor de la villa. Tenía que mantener en condiciones la villa además de encargarse de administrar la justicia en nombre del rey y recaudar impuestos. Hemos encontrado los nombres de varios tenentes de Undués durante los siglo XI y XII. Así, Jimeno López de Undués es nombrado tenente en 1094. Fortunio Enecones se nombra como tenente de Undués en 1098. En 1121 se nombra al tenente Fortunio Enecons de Undos. Este nombre aparece en la denominada “carta de Ysor” de la documentación medieval de Leyre. Otro tenente del siglo XII es Eximino López quién aparece citado en la lladama “carta de Sangüesa” datada entre 1121 y 1126 (ver Martín Duque, “Documentación Medieval de Leyre: siglos IX – XII”).

Durante el siglo XII tenemos datos que relacionan al noble Lope Fortuñones con Undués de Lerda. No tenemos constancia de que residiera en el pueblo, pero si tenía un amplio patrimonio en la villa. En particular, contaba con varias casas y heredades. Este noble, muy cercano al rey Alfonso I (el batallador) desplegó una intensa actividad militar en la zona a principios del siglo XII. En su testamento dejó establecido que sus heredades en Undués pasaban en usufructo a su hermana Urraca, quién a su muerte tenia que donarlas al monasterio de Leyre. Otro habitante del lugar en el siglo XII fue Fortunio Íñiguez. Conocemos un pleito que tiene este habitante natural de Undués con el monasterio de Leyre en 1104. En particular, este habitante del pueblo había plantado unas vides en un terreno propiedad del monasterio en la zona de Lerda, en un término denominado de viñas altas. No hizo caso a las reclamaciones del abad y tuvo que intervenir el mismo rey Pedro I para resolverlo. La intervención del rey convenció a Fortunio quién reconoció su error y se comprometió a entregar la décima parte de su cosecha al monasterio. Este pleito del habitante de Undués con el monasterio de San Salvador de Leyre aparece recogido en el documento denominado “carta de los viñedos de Lerda” (ver “Undués de Lerda: Entre reyes, señores y abades”).

 En varios documentos medievales hemos encontrado nombres de otros habitantes de Undués en el siglo XII. Podemos mencionar a Enecones, abad de Undués; Urraca y su hijo Simeón de Undués; Martín Jiménez de Undués; Pedro, prior de Undués.