Ruta al balcón de la Nava

Hay un lugar en la sierra de Undués desde donde se pueden disfrutar de unas vistas excepcionales de la Sierra de Leyre, del valle del Río Aragón y del macizo de los Pirineos. Quizás este sea el paisaje natural más hermoso que se puede contemplar en el municipio de Undués. Este lugar esta situado en lo alto de un cerro, en la zona de la Nava, por eso lo hemos denominado “el balcón de la Nava”. La ruta que hay que seguir para llegar hasta allí es de unos 6.5 km y presenta un desnivel de unos 300 metros. La podemos clasificar como una ruta de dificultad media, no por lo difícil del camino sino por el desnivel que hay que salvar.

La Nava es un término que se encuentra en la parte alta de la Sierra de Undués de Lerda. Limita al norte con el denominado Paco de Tiernas. Al Este con La Cabaña Marco y La Chaparra. Al Sur con La Butrera y La Sierra y al Este con el termino municipal de Urriés. Toponímicamente el término Nava designa un lugar sin árboles, llano, elevado y rodeado de montañas. Este topónimo está muy extendido por la geografía española. Tiene su origen etimológico en los pueblos prerromanos que habitaron la península Ibérica. La Nava de Undués responde a estas características, siendo una hondonada que esta rodeada por varios cerros. En su parte inferior se encuentran campos de cultivo y se localiza el denominado corral de la Nava. En su parte alta presenta un frondoso bosque de pinos y robles en la cara Norte. Por el contrario, en la zona sur del término podemos encontrar monte bajo con arbustos típicos de la región como las aliagas.

Descripción de la ruta

Para llegar hasta la Nava dejamos el pueblo por la zona de la fuente y del abrevadero. Esta primera parte de la ruta discurre por el camino de Santiago en dirección a Ruesta y es común a otras rutas que hemos ya descrito en estas páginas (ver por ejemplo La ruta de los corrales de la Sierra). Por completitud vamos a describirlo una vez más.

fullsizeoutput_2a5f
Pila de agua del lavadero

Inmediatamente a la salida del pueblo dejaremos a mano izquierda el edificio del lavadero. Transitamos por la llamada calzada romana de Undués de Lerda. Aunque, en esta zona junto al pueblo se encuentra en muy mal estado de conservación, perdiéndose el empedrado que más tarde podremos ver. Es por ello que sea difícil asociar el camino que pisamos con una calzada romana.

A unos 150 metros de distancia nos encontraremos a mano derecha el corral de Arbea. Este corral, hoy en uso, representa uno de los típicos corrales que hay junto al pueblo. Presenta un pajar y una era, en su parte alta. La barrera y el lugar de descanso del ganado se encuentran en la parte baja de la edificación. Los pajares eran habituales en los corrales que se encuentran junto al pueblo. Esto es debido a que los rebaños estaban en ellos en la época del invierno cuando había escasez de pastos. Además era también frecuente que se usaran para alojar animales enfermos, paridos o corderos, para los que había que tener hierba a su disposición. El pajar del corral de Arbea presenta un ingenioso sistema para alimentar a los animales que se guardaban en él. Así, en el suelo del pajar se pueden ver unos agujeros  que conectan con la zona inferior donde estaban los animales y por los que se les podía echar la hierba sin necesidad de bajar al piso inferior.

A partir de este corral hasta la zona denominada de la Chorrota es donde la calzada romana esta mejor conservada y se nos muestra en todo su esplendor.

fullsizeoutput_2a70
Calzada romana hacia la Chorrota

A pocos metros de dejar el corral de Arbea, cruzaremos el barranco  del Lugar por la zona denominada La Pasada. Este es el punto más bajo de la ruta, nos encontramos a unos 600 metros de altitud. Junto al barranco, a mano derecha del camino, podremos ver una fuente, hoy seca, a la cual se venía a por agua antes que se condujera el agua hasta el pueblo (década de los 50 del siglo XX). Esta fuente denominada del Lugar está hecha completamente de piedra y presenta un hermoso pilón tallado en piedra. A unos 200 metros desde el cruce del barranco el camino presenta una curva pronunciada a la derecha. Es aquí donde encontraremos una pequeña fuente denominada La Chorrota. El agua de esta fuente cae en unos ruidosos chorros procedentes de las filtraciones de la acequia que riega los huertos y que discurre unos metros más arriba. Este agua discurre desde aquí hasta el barranco por la parte derecha de la calzada romana. Siguiendo por el camino nos encontraremos con la acequia de los huertos, en este punto es donde termina el tramo de calzada romana. Esta acequia comienza un poco más arriba en la denominada Estanca y recorre toda la zona alta de los huertos proporcionándoles agua para el riego. La acequia termina aproximadamente unos 2 km hacia el Oeste en el llamado barranco de Bayatalo.

fullsizeoutput_2a40
Corral de Areso

El camino continua ascendiendo por el cerro que esta frente a nosotros en dirección Este. El cerro por el que transitamos se denomina el Cerro de Ciriaco. En esta zona el camino se convierte en una senda estrecha por la cual justo puede transitar una persona. La pendiente aquí es pronunciada, en algunas zonas la senda presenta fenómenos de abarrancamiento como consecuencia de la fuerte escorrentía. Éste es el antiguo camino que nos lleva hasta el pueblo de Ruesta y por el que hoy transcurre el camino de Santiago. Es habitual en esta zona ver a ambos lados de la senda montones de piedras dejadas por los peregrinos como referencias. A unos 600 metros esta senda se encuentra con un camino mucho más ancho, es el que procede de Bayatalo y va hacia la Sierra. En este cruce tomaremos hacia la derecha. Continuando por este camino nos encontraremos a mano derecha a 1.1 km el primero de los corrales junto a  los que vamos a pasar. Nos referimos al Corral de Areso. Mas adelante en el camino pasaremos junto a otros corrales de ganado como el corral de Martinico de la Sierra o el corral de Malruesta (ver La ruta de los corrales de la Sierra).

fullsizeoutput_2c4a
Zona de La Cañada

La vegetación de la zona consiste en arbustos bajos como aliagas y algunos coscojos. En esta zona del monte no hay árboles. En las laderas del camino también aparecen matas de Gorrillones. Estos arbustos presentan unos frutos que maduran en invierno con un intenso color rojo. En primavera y principios de verano se pueden ver abundantes flores, destaca en esa época grandes matas de manzanilla silvestre que nacen junto al camino y que presentan un intenso color amarillo. La misma tonalidad presentan las flores de las aliagas que cubren grandes superficies de terreno de la tierra no cultivada del municipio. La zona está también llena de campos de cultivo, dedicados principalmente al cultivo del trigo.

fullsizeoutput_2c3a
Senda entre robles en la zona de la Nava

Siguiendo por el camino principal nos encontraremos a mano izquierda una pequeña balsa natural denominada la Balsa de Arruga. Esta balsa acumula el agua procedente de la lluvia y de una fuente adyacente denominada la Fuente de Arruga. A unos 700 metros desde la balsa el camino se cruza con la denominada Cañada, es aquí donde tomaremos a mano izquierda y dejaremos el camino de Santiago. Hasta aquí hemos recorrido unos 4.5 km, más de la mitad de nuestro recorrido.

La Cañada es el camino que recorre la parte alta de la Sierra, nos encontramos a una altitud de un poco menos de  900 metros. Actualmente, este camino está asfaltado y es relativamente llano. Esta parte del camino se denomina así por ser parte de una cañada de ganado que se dirige hacia los pastos de los valles pirenáicos del Roncal y Ochagavía.

fullsizeoutput_2c45
Vista de la zona de Yesa. Se puede ver el paco de Tiermas, el embalse de Yesa y la sierra de Leyre.

Recorreremos la cañada entre un frondoso bosque de pinos. Transcurridos unos 900 metros desde el cruce del camino de Santiago con La Cañada nos encontraremos con un camino que sale a mano derecha. Estamos en la zona de La Nava. Este camino, que transcurre por el borde de la masa forestal de pinos, nos lleva hasta los campos de cultivo que están en la parte baja de la Nava. Llegados a la parte baja, el camino desaparece y se convierte en una estrecha senda. También la vegetación se transforma. Estamos rodeados de robles centenarios. No es raro encontrarse con corzos en esta zona del paseo. Sobre todo al atardecer y al amanecer salen de la frondosa vegetación y se acercan a los márgenes de los campos de cultivo. Seguimos la senda entre los robles hasta que llegamos a un cortafuegos que sube por el Paco de Tiermas. Es en este punto donde se abren las vistas y podemos disfrutar del  excepcional paisaje del embalse de Yesa, la sierra de Leyre y la Canal de Berdún. Este maravilloso paisaje queda coronado por la majestuosa  Sierra de Leyre y las montañas de los Pirineos. Merece la pena llegar hasta aqui para disfrutar de esta hermosa vista.

Para regresar al pueblo tenemos varias opciones pero recomendamos volver por el mismo camino por el que hemos venido. Esto hará que la ruta que hemos recorrido tenga una longitud total de 13.0 km.