La ruta de las Costeras

Esta ruta la hemos denominado la ruta de las Costeras ya que recorre la zona de las Costeras. Además, transitaremos por Santa Eufemia, Salinas, La Nava (Sangüesa), Lerda, El Petrecal y La Torraza. Es un paseo de unos 7 km que se puede hacer a pie en aproximadamente 90 o 100 minutos. La ruta es circular, comienza y termina en el pueblo de Undués.

Descripción de la ruta:

Salimos del pueblo por la carretera en dirección a Sos del Rey Católico. A unos 300 m llegaremos a la ermita de Santa Eufemia. Esta es la única ermita que actualmente tiene el municipio. La devoción por la Santa está muy arraigada en Undués y se remonta a varios siglos atrás (ver la página “La Ermita de Santa Eufemia”). Santa Eufemia es la patrona de Undués y antiguamente las fiestas se hacían a mediados de Septiembre en honor de la Santa.

img_3682
Camino de Salinas a su paso por el corral de Salinas

Seguimos por la carretera en dirección a Sos. A unos 1.5 km del pueblo, en una curva pronunciada de herradura (denominada la revuelta de salinas) dejamos la carretera y tomamos el camino que sale a mano derecha. En este punto dejamos la zona denominada de Santa Eufemia y entramos en la de Salinas. Este era el camino utilizado para ir antiguamente a la cercana localidad Navarra de Sangüesa. Al poco de transitar por el camino pasaremos junto al denominado corral de Salinas. Este corral fue uno de los últimos en ser utilizado por los ganaderos del lugar. Hasta hace pocas décadas aún se encerraban allí los rebaños de ganado que pastaban por la zona. El estado del corral es de total abandono, todavía presenta parte de la techumbre en aproximadamente la mitad de la nave. Se pueden apreciar los tres pilares de piedra que dividían las dos aguas del tejado. La barrera y la caseta para los pastores completan la estructura arquitectónica del corral (ver la página “Los corrales de ganado ovino de Undués”).

La ruta transcurre por una zona árida con escasos campos de cultivo. Zona de mucha insolación, sin árboles. La vegetación  consiste en arbustos pequeños como aliagas, tomillo o manzanilla silvestre. También podemos encontrar pequeños matojos de boj o de coscojo. La escasa vegetación y la orografía de la zona hace que presente una erosión importante. Transitamos  por la parte alta de la cara sur de las estribaciones que separan el vallecico de Lerda y el valle del río Onsella. El camino presenta unas vistas maravillosas de la parte sur y oeste de la Valdonsella. Pasado el corral de Salinas el camino tiende a ir hacia abajo, llegando en algunos tramos a presentar pendientes pronunciadas. Esta es la zona denominada de Las Costeras, la cual comienza unos 500 m después de pasar el corral de Salinas. Este topónimo hace referencia a las propiedades orográficas de pendientes pronunciadas que presenta la zona.

Pasaremos muy cerca de la barrera de Pedro Sabio. Las barreras eran recintos delimitados por paredes de piedra de 1.5 – 2 metros de altura en las cuales se guardaba el ganado vacuno. Estos recintos sin techo servían para el descanso, protección y manejo de la cabaña vacuna del lugar. Este tipo de ganado fue abundante en el pueblo hasta la segunda mitad del siglo XIX, llegando posteriormente a casi desaparecer. Es por ello que las barreras entraron en desuso y se abandonaron antes que los corrales (ver la página “Las barreras de ganado vacuno”).

img_3687
Corral de Primicia de Las Costeras. Al fondo se ven campos en el municipio de Sangüesa

Un poco mas adelante nos encontraremos con el corral de Primica de las Costeras. Es un corral típico de los que hay en la zona de Undués. Aunque presenta un estado de abandono aún se puede apreciar el esqueleto de la construcción. Tiene tres partes principales: barrera, zona techada y caseta o cuadra adjunta. La zona techada presentaba un tejado a dos aguas soportado por dos robustos pilares de piedra los cuales aun se mantienen ergidos.

Antes de llegar a la parte baja del valle  cruzaremos la muga entre Aragón y Navarra. Este punto de la frontera entre las dos comunidades sólo está marcado por unos letreros que delimitan el coto de caza de Undués. Es fácil que no los veanos y que nos pase inadvertido el cambio de comunidad. Durante unos 500 m recorreremos tierras que pertenecen al municipio navarro de Sangüesa. En concreto, pasaremos por la zona denominada de las Navas. Cuando concluya la pendiente, el camino se cruza con el de Santiago que va desde Undués a Sangüesa. En este cruce tomamos la bifurcación a mano derecha en dirección a Undués. Si miramos en dirección Oeste veremos en lo alto de una loma la Ermita del Socorro dominando la zona de las Navas. Es por ello que a esta virgen también se le denomina la Señora de las Navas. Esta ermita es una construcción de origen medieval. Los habitantes de Undués junto con los de Javier van en peregrinación una vez al año, el tercer domingo de mayo. Se celebra una misa y se bendicen los campos de los alrededores. Antiguamente, la romería se prolongaba todo el día celebrando una comida popular y por la tarde se hacía un rosario alrededor de la ermita. Unos pocos cientos de metros más adelante entraremos de nuevo en tierras de Aragón. En este punto la muga no nos pasara desapercibida ya que  un mojón de grandes dimensiones señala el límite entre Aragón y Navarra.

img_3691
Muga entre Aragón y Navarra

Entramos en Aragón por la denominada zona de Lerda. El paisaje cambia en esta parte del camino, nos encontramos en la parte baja del vallecico de Lerda. Grandes campos dedicados al cultivo de cereal rodean al camino. Esta zona baja del valle tiene tierras de alta productividad. Aquí  se encontraban las últimas viñas que hubo en el pueblo hasta la segunda mitad del siglo XX.

Siguiendo por el camino nos encontraremos con la carretera (CV-684) de Undués a Lerda. En este punto tenemos dos posibilidades para regresar al pueblo. La primera consiste en seguir la carretera hasta llegar a la rotonda de entrada del pueblo. La segunda alternativa es cruzar la carretera y seguir por el camino que se puede ver al otro lado de la carretera. Esta segunda alternativa es la que recomendamos, ya que por esta ruta se recorre una parte del camino de Santiago en dirección a Undués que es de gran belleza.  A pocos metros de cruzar la carretera nos encontraremos con un cruce de caminos. El camino de la izquierda se dirige a la zona denominada del Arco. En este cruce tomaremos hacia la derecha en dirección a Undués de Lerda. Esta última parte del recorrido coincide con el de La ruta del Arco, presentamos aqui un resumen del mismo.

La primera parte del camino es de gran belleza y trascurre por la zona denominada El Petrecal. En esta zona el camino discurre entre paredes. Esta estructura de camino es la típica de la zona. Los caminos discurrían entre paredes de aproximadamente 1 – 1.5 m de altura. Esto servía como protección y para marcar el camino. Se pueden apreciar a ambos lados del camino arbustos típicos de la zona como zarzas, gorrillones y manzanicas de pastor. Los gorrillones es un arbusto espino que da unos frutos rojos muy vistosos que maduran en invierno. Son uno de los pocos frutos que maduran en esa época y que sirven de alimento a pequeñas aves que anidan y viven en la región. Según vamos andando por el camino se nos presenta al fondo, en lo alto de la loma, una bonita imagen del pueblo.

En esta zona nos encontramos con magníficos ejemplares de encinas y coscojos. Al llegar al barranco del Petrecal  comenzamos la ascensión a la loma en la que se sitúa el pueblo de Undués. Nada más comenzar la subida dejaremos a mano izquierda el corral del Petrecal. Unos metros más adelante, ya cerca del pueblo, nos encontraremos con las primeras eras y finalmente con el corral de la Torraza ya en la misma entrada al pueblo. Este topónimo hace referencia a una antigua edificación de carácter defensivo y que hoy está desaparecida. Posiblemente sería la edificación defensiva original que tendría el pueblo, siendo incluso anterior a la torre campanario anexa a la iglesia del lugar.

Finalmente unos metros más adelante llegamos a las primeras casas del pueblo que corresponden al llamado barrio de Viñero. Es aquí donde termina nuestra ruta.